miércoles, 14 de octubre de 2015

3 POEMAS MÁS DE GUSTAVO TISOCCO






De mi abuela Aurora
recuerdo su vestido gris con pintitas blancas
-no puedo precisar si eran lunares o rayas-
su andar lento, sereno,
su mirada triste.
La evoco jugando a la loba
en esa mesa redonda que era como un universo,
sus monedas, su vincha en el pelo
estaban ahí.

Recuerdo su huerta, sus porotos,
caminar junto a ella juntando huevos,
las plantas de tártagos,
el sabor de las granadas,
-porque ella tenía granadas,
nunca vi otro árbol de esa fruta en mi pueblo-
sus duraznos secos para la compota,
las manzanas verdes.

Amaba a mi padre
con un amor escondido y desparejo
-como esos amores prohibidos
en las dictaduras-
pero inevitable y perenne
como un viento tibio que corre entre los sauces.

Eligió partir
cuando llevé a mi padre a conocer el mar
-no creo sea casual-
hay amores que protegen
que perciben la maleza entre las flores,
las serpientes.
Y la despedimos ahí
con una oración marina y flotante
alejados del ruido, del infierno.







Del mar olvidó al viento.

Nunca es lo mismo
un recuerdo sin olas.






Hablábamos de Dios
como si fuese un duende en la siesta
una leyenda
de esas que te cuentan cuando duermes
un reflejo apenas
una palabra.

Hablábamos de Dios y empezó a llover
                                                   y comprendimos.




Gustavo Tisocco (Mocoretá, Corrientes)

Fuente: Quedarme en tí, Gustavo Tisocco, Editorial El Mono Armado, 2015.



40 comentarios:

  1. Gracias Vale, qué bueno, mil gracias... Abz Gus.

    ResponderEliminar
  2. Excelentes poemas, querido Gustavo. Un abrazo. David Sorbille

    ResponderEliminar
  3. Ay, qué lindo decís lo de tu abuela Aurora... ¡¡qué hermoso es haber tenido los abuelos! pero qué bello es poder recordarlos en poesía. Gracias Gustavo, muchas gracias por renovar la emoción de los ancestros!

    ResponderEliminar
  4. Bellos poemas, Gus, un placer leer esta nostalgia en versos!

    ResponderEliminar
  5. Bellos poemas, Gus, un placer leer esta nostalgia en versos!

    ResponderEliminar
  6. Son poemas de una hondura tierna, de un amor insobornable. Un placer, como siempre, leer los poemas de Gus.
    Alicia Márquez

    ResponderEliminar
  7. Felicitaciones, Gus, admirado amigo y, también, a Valeria por este aporte a la poesía.

    Besossssss

    ResponderEliminar
  8. Gracias a cada uno, por visitar el blog, leer y dejar sus comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Querido Gustavo, que poemas tan sentidos, tan profundos:

    Y la despedimos ahí
    con una oración marina y flotante
    alejados del ruido, del infierno.

    Gracias

    ResponderEliminar
  10. Una maravilla, Gustavo, tus viajes a la infancia y el amor que respira toda tu poesía. Gracias a vos y a Valeria por acercárnoslos. Beso. María Rosa León

    ResponderEliminar
  11. Y que decir Gus de tu maravillosa poesía suave como una caricia, y tu abuela me hizo recordar la mia, cuando entré a la Universidad, con sus ahorros me regaló mi primer libro de química, recuerdo que lloré, era chiquita y dulce
    Ignacio

    ResponderEliminar
  12. Hermosos y sentidos poemas, Gus, donde se mimetizan la poesía con la añoranza

    ResponderEliminar
  13. Hermosos y sentidos poemas donde se mezcla el aroma de la poesía con la añoranza de la infancia

    ResponderEliminar
  14. DESCRIBES CON TANTA TERNURA T SENTIMIENTOS QUE BROTAN DE TU ALMA TIENE TERNURA, Y SUS VIVENCIAS AÚN FRESCAS Y ME HACEN SOLTAR ALGUNA LÁGRIMA!....HERMOSOS !.... FELICITO POR TU OBRA!

    ResponderEliminar
  15. Me has introducido en el túnel de los recuerdos con tus bellos poemas tomo tu mano para seguir en ellos. Felicitaciones enorme poeta!!!

    ResponderEliminar
  16. Puro sentimiento que fluye sin detenerse por nada, dando a luz a cada poesía con versos que irradian sentires nobles, profundos. Lujo para la poesía, para la humanidad toda. Abrazo a Valeria y uno mas para vos Gus!!

    ResponderEliminar
  17. Gustavo, es cierto, haber tenido abuelos para recordar o usar la palabra.Gracias por tus poemas. besos, susana

    ResponderEliminar
  18. Querido Gus, cuanta belleza en los recuerdos, ese instante de quietud marina más el Dios travieso tan temido a veces.
    Bella infancia.
    Me ha encantado la descripción de los gustos de Valeria Pariso. Abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  19. siempre vos desde el corazón de los recuerdos, Gustavo... y ahí llegan, al centro de la emotividad ¡preciosos!

    ResponderEliminar
  20. Cuando lo cotidiano me conmueve y va de la meno de la excelente textualidad me digo que detrás hay un verdadero poeta.
    Un abrazo a Gus. Otro a quien publicó sus poemas.
    Betty Badaui

    ResponderEliminar
  21. tengo que leer despacio despacito, sin apuro, para que cada palabra: como abuela, como Dios,no me abandonen tan así, enseguida, porque, la verdad, me emociona muchísimo este libro, este cambio tan rotundo de tono y estilo. abrazos. susana zazzetti..

    ResponderEliminar
  22. tengo que leer despacio despacito, sin apuro, para que cada palabra: como abuela, como Dios,no me abandonen tan así, enseguida, porque, la verdad, me emociona muchísimo este libro, este cambio tan rotundo de tono y estilo. abrazos. susana zazzetti..

    ResponderEliminar
  23. Como siempre Gus, tus palabras en el homenaje a lo que verdaderamente tiene sentido, ese sentir que se traslada en la sangre hasta ver nuevos días con nuevas brevas en cada descendencia y seguir camino hacia donde sólo el Creador señala...¡Excelentes!

    ResponderEliminar
  24. delicioso!!! impecable!!! todo ternura!!! me encantó!!!!!!!
    gracias por publicar tan enorme poeta!!! francisco

    ResponderEliminar
  25. Querido Gus: me alegra leerte. Muy bien hilvanado el mar en el poema de la abuela con el siguiente, que es como un hermoso aforismo. Pásalo muy bien por esos pagos tuyos. Chisco

    ResponderEliminar
  26. Milagros Rodríguez23 de octubre de 2015, 09:25

    Hermosos esos poemas escritos a flor de piel!
    Milagros

    ResponderEliminar
  27. Gracias Valeria por publicar a Gustavo y poemas de este libro que tiene cosas bellísimas. Felicitaciones al autor por los poemas y que disfrute el descanso con los suyos, merecido se lo tiene.
    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  28. Bellos los tres poemas seleccionados.... como el libro en su totalidad que me obsequiaste Te quiero mucho

    ResponderEliminar
  29. ¿Será que las abuelas se parecen? ¿O que la mirada de la poesía las hace semejantes? Y yo, que soy del mar, confirmo:"Nunca es lo mismo/ un recuerdo sin olas". Gracias, siempre.

    ResponderEliminar
  30. tu alma en todo lo que haces, te felicito Gus
    Patricia Corrales

    ResponderEliminar
  31. Bravo, Gustavo.tres excelentes poemas, que da placer leerl. Y felicitaciones también a quien te los publicó aqíi. Dos abrazos.desde Londres.

    ResponderEliminar
  32. Muy lindos los poemas que seleccionaste. Las abuelas tiene un peso importante y se cobijan en el alma.
    Un cariño Ana Romano

    ResponderEliminar
  33. Bellos poemas,Gus. De esa hondura que trazan la emoción y la certeza del amor. Gracias por compartirlos y gracias a Valeria también por este espacio
    Cariños
    SEG

    ResponderEliminar
  34. Gracias Vale y a todos por el afecto, muchas gracias, Abz Gus.

    ResponderEliminar
  35. Emociona siempre leerte y re leerte, felicitaciones!!! Hermoso también el sitio.
    Cariños

    ResponderEliminar
  36. Muy bueno Gus, lo de tu abuela para mi es especial.yo también recuerdo mucho a la mía.Abrazo

    ResponderEliminar
  37. Hermosos poemas. Los abuelos tienen una carga de nostalgia tan bien dibujada en tus palabras.

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario: