lunes, 25 de julio de 2016

3 POEMAS DE MARIANA FINOCHIETTO Y UNA YAPA





1


A veces,
sobre todo en las mañanas,
ella canta.
Y su voz
es un murmullo
que rebota
contra las paredes de la casa,
se pierde entre la ropa de los hijos,
en la cama tendida,
enorme, inmaculada.

Canta
bajito, quedamente,
para
no despertar a los fantasmas.

A veces,
sobre todo en las mañanas,
desde la ventana
mira el cielo.
Y no sabe
si esta herida en el pecho
es angustia
o son alas.




3


No era mi destino
nombrar
con la cadencia
de las mujeres
de mi sangre.

No estaba en mis estrellas
enlazarme
a mi estricto linaje
de silencios.

O no quiero.
O no puedo.

Por azar
o rebeldía
ésta es mi vida.

¿Cómo se puede callar
la voz
que me roe las entrañas
buscando luz?




6


Si es verdad
que nacemos
con destinos marcados,
como trenes subterráneos
de conciencia,
yo nací
para la melancolía.

Pero te tengo.





Mariana Finochietto (Provincia de Buenos Aires, 1971)


LA YAPA: 3 poemas de "Jardines", de Mariana Finochietto y Raúl Feroglio.



14


Entre los pinos,
la soledad del río
es otra sombra.



24


En la mañana
la risa de mi hija
es otro pájaro.



37


¿Y si olvidáramos
nuestro yo para siempre
como las hojas?




Fuente: "Cuadernos de la breve ceguera", Mariana Finochietto, Editorial La Magdalena, 2014.
             "Jardines", Mariana Finochietto- Raúl Feroglio, El Mensú Ediciones, 2015.

5 comentarios:

  1. A veces,
    sobre todo en las mañanas,
    desde la ventana
    mira el cielo.
    Y no sabe
    si esta herida en el pecho
    es angustia
    o son alas.

    ¿Cómo se puede callar
    la voz
    que me roe las entrañas
    buscando luz?

    Aquí voy de nuevo bendita tecnología, con algo que "no es lo mismo pero es igual". Estas palabras han calado muy hondo, el sábado te contaba de mi familia de músicos y artistas, de la búsqueda de mi propia voz para decir y hoy, empiezo mi semana con estas palabras que me leen y me dejan una marca...Gracias por traerlas Vale, gracias por escribirlas Mariana...Hoy, necesito irme para adentro, arrastrando las pantuflas, meterme (y la imagen que viene es un ranchito de adobe en el medio del campo), hoy necesito eso tal vez, el simple espacio que siento mío pero del que nunca pude apropiarme. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. me llegan transparentes estos poemas como si un nuevo aire circulara por el estricto uso de la palabra puesta al servicio,si es posible, de algo que se siente y es percibido.

    ResponderEliminar
  3. Los Haikus me han encantado! Sutiles, sentidos, simples, complejos...buena la Yapa!

    ResponderEliminar
  4. La limpidez de las palabras de Mariana y su hondura, son de no creer. ¡Un descubrimiento! Que se pueda hacer esto con ellas. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Simples y profundos. El haiku 24 es de antología.

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario: