lunes, 12 de diciembre de 2016

2 POEMAS MÁS DE JOTAELE ANDRADE



Ahora que el mundo está lleno de días



no llegues hasta la otra orilla del espejo

no todavía

no encuentro alguna gracia
humana
para que te quedes

no sucede que pueda decirte:

la luz del sol es amable

no tengo ejemplos con qué alentarte
envejezco
y envejeces

ya no cortaré las tiernas hierbas que crecen
en el bozo
joven

ya no soy tu hijo

soy un hombre que lustra sus zapatos en silencio

soy el extraño soñado por quien no sido nunca
el humo que se eleva después del disparo

acaso me pensaras la bala
contra los cristales del mundo

acaso me deseabas
amoroso
blanda materia
agua ante la sed

no
soy mi propio desconcierto blandiendo
una bandera derrotada

y ahora el mundo está lleno de días
de reactores nucleares
de músicas
de ruidos

lleno de fetos
palabras claveteadas
trompetas funerales

oh el mundo está lleno de días
que saltan como peces alrededor de la carnada

el mundo es algo hinchado
una herida infectada

y yo no quiero que te arrojes como un puñado de sal sobre esas aguas

y quizás sospeches que no es por amor
bien sabes
que si raspas el oro
goteará sangre y río envenenado

es sólo andar desorientado en la marea

y este miedo de no recuperar algo
que alguna vez
fue hermoso

y que no ha sido cierto








Veloz la brasa cae en su ceniza


ahora un pálido amor nos agrupa en torno a un leño
que combustionó
de pronto
y del que intentamos guardar la brasa

ah nuestras manos se incrustan en lo inasible

ahora es un instante
sobrepasado
por el cuervo que ha dado su graznido sobre el mundo

solo el pequeño jardín

cae el cielo
devastado

¿es necesario exhibir
hacia el sol de la tragedia
a estas palabras
cavar la tierra y la calumnia
donde se instaura la hierba mala que crece con lo no dicho?

desearíamos guardar de otro modo
este pálido y doliente amor

y no en este cerco donde se debate
como una bestia
aterrada o triste

no escribir en su espalda
con hierros al rojo
un código ya indescifrable
un árbol que corre en la tormenta

acaso el secreto doloroso que compartimos
a lo lardo de genealogías
y días

quisiéramos romper filas
mudos

no mirar la velocidad de esta brasa cayendo en su ceniza



Jotaele Andrade (La Plata, 1974)

Fuente: "La rosa orgiástica", Jotaele Andrade, Añosluz editora 2016.



1 comentario:

  1. Poeta exquisito Jotaele Andrade, creo, uno de los mayores de la actualidad.

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario: