domingo, 25 de marzo de 2018

3 POEMAS DE MARIO ARTECA






Antonio Saura pour lui méme
Trois notes

1. París, 1955


Hablando como San Juan de la Cruz
se entiende que las condiciones
del pintor solitario son cinco:
volar en lo más alto;
ser amigo del silencio;
colocar los ojos en el infinito;
no hacinarse en un solo color.

La quinta: gritar la simpatía
de un lenguaje, vacante de él.




2. Cuenca, 1957


Hundirse en lo demoníaco.
Goya, Van Gogh, Picasso.
En lo angélico. Vermeer,
Zurbarán, Rothko.
No imponerse a las contradicciones.
Duchamp. Autodestruirse
hasta la muerte. Pollock,
De Stäel, James Dean.
Ahogarse en el fatalismo
de la necesidad de la existencia.
Percatarse de que realmente
se vive.




9. Madrid, 1959


A lo que sea llenar una superficie
blanca, siendo obsesivo, elemental,
fluyente como un río orgánico continuo.

Para no perder pie, no llegar
al suicidio. Un cuerpo
un objeto o un paisaje podrían
volverse fuente constante
siempre que no fueran más
que esto.

Soporte endotérmico mediante
llevaré a feliz término
un cumplimiento de acción.

Somos ya el testimonio de una época,
pero es necesario ir más lejos.


Mario Arteca (La Plata, 1960)

Fuente: Tres impresiones, Mario Arteca, Años Luz Editora, 2017.





2 comentarios:

  1. El autor expone su sensibilidad tomando un colorido fundamental para simentar su futuro en pos de lo venidero. Edu

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario: