sábado, 13 de febrero de 2021

POEMAS DE GRACIELA CORRAO

 




al pie de la herida


guardé las cosas que perdí y me vacié.






¿qué agua bebe la sed de morir?






la palabra

líquido de contraste para ubicar el corazón.






todo lo quieto tiene urgencias.






¿cuánto hay que apretar para que brille?






el problema de no poder más

conversar con mi madre

es que empiezo a olvidar

el nombre de las flores



Graciela Corrao (Buenos Aires, 1958).

Fuente: "Hablar con extraños", Graciela Corrao, Editorial El Mono Armado, 2019.







viernes, 5 de febrero de 2021

2 POEMAS MÁS DE CELINA FEUERSTEIN


 


ay mamá estás tan bella

en esa foto

un aire de actriz de Hollywood

tu cara blanca brillante

como una perla

como copitos de nieve

que se deslizan

llenás mi pelo

somos el frío más blanco

la luz blanca

el blanco en la niebla de los años

y nos reímos

tan felices

con risas blancas

desprendidas

leves






todo lo que pensamos y todo

lo que quisimos y todo

lo que alguna vez fue el sueño que nos mantenía

despiertos

todo lo que supimos hacer y lo que no supimos

los momentos de sol en la playa y los cantos

de pájaros de grillos

las pisadas en la arena

las marcas de espuma en la arena

las huellas que dejan los cuerpos en la arena

los calendarios marcados estrujados y

las manos cansadas de tanto tocar

y tocar y tocar la tinta seca

los ojos secos como las ramas secas 

como la tinta

las bocas abiertas las bocas que piden

un poco más un poco más

las bocas tragando bebiendo besando

las bocas ávidas

la oscuridad de la noche

la oscuridad de los días

la oscuridad



Celina Feuerstein (Buenos Aires, Argentina).

Fuente: "de qué se trata el otoño en mi ventana", Celina Feuerstein, Editorial Modesto Rimba, 2020.

sábado, 30 de enero de 2021

3 POEMAS DE LAURA FUKSMAN




I. Vestíbulo
 

 Tamaño mal


en el centro del hostal
donde las gotas se acumulan cuando llueve
los vapores contagian
los dedos el codo la nuca
trémulo en tul,
el esternón
abrigado juega
intermitentes escondidas con la tibieza.




Kilómetro cero


copiloto de mí
trazo rutas que me lleven de regreso
al mapa inexistente a donde voy.




IV. Alcoba

(...)


No solo el pan se vuelve cotidiano.
Con la misma calma
que los cerezos florecen
al ritmo del butoh
lentos, continuos
delicados engranajes
sin pensarlo construimos
la versátil pareja que somos
y no.




Laura Fuksman (Buenos Aires, 19870).
Fuente: "Hostal Klezmer", Laura Fuksman, Editorial Zindo&Gafuri, 2016.