viernes, 3 de junio de 2022

POEMAS DE MARÍA CASIRAGHI




 




II



Siempre en el mismo planeta

cansado de los mismos paisajes

pides un vuelo ajeno

que te haga temblar


planeando lentamente en tus sigilos

mirando todo desde arriba

creerás que es tuyo

también 

el paraíso.


Las aves saben que nunca se alcanza el cielo.


Su don

es hacerte esperar.


El espacio de sus viajes

es de carne

es materia.


No es tiempo de abandonar la tierra

aún es tu lugar, 

            tu precipicio.






XIV



Cómo entender

que la edad del cielo

no es igual a la edad de la tierra.


Medimos el espacio

sin contar la caída de las cumbres

fallando en calcular

el destiempo


sin mensurar

dentro nuestro

el adiós

de los aviones

que hicimos volar en nuestra infancia.





XXV



Cuando un cóndor se lanza al aire

toda ley es vieja


la gravedad

desaparece


            y el universo pierde una certeza.



                                                                                    (de Cóndor)





Clarividencia



Oye cómo se prepara la tormenta


la calma del día

tira las cartas

en una mesa flotante del cielo


¿sosegarán la siembra

esas gotas del futuro?


Todo anuncio

es verdadero

y es falso.


La lluvia es también alegoría


los niños

lloran


cuando nada se mueve

             cuando todo está quieto.





Nací en la India



En la India fumaba

y ya no recuerdo el humo

ni las manos de esa mujer

éramos hermandas

yo había nacido de su madre

y ella del parto silencioso de un antepasado



en la India fumaba

y no puedo recordar

por qué orinaba de pie

y esa mujer era mi hermana

me traía pañales

me acunaba


en la India

nací 

una mañana cremosa

y no pude volver


niñas   niños

harapos

colgaban de mí

me pedían algo


corrían prendidos de mi ropa    sobre el tuc-tuc


tan occidental

              mi ropa


ceniza de mi placenta

humo

mi cordón umbilical

y en todos los templos,

eterno,

un olor parturiento.


En las puertas de las casas

sonaban palabras

al son de una campana invisible.


Éramos hermanas


y no puedo recordar

                   por qué cantábamos.



                                                                                                      (de Albanegra)




MISTERIO


                                A Ivonne Bordelois



Entre tu país y el país de los corderos

hay una línea que no tiene volumen

una montaña que pierde la memoria cada que vez que nieva.


Tiene tantos años

tanto viento adentro

que puede que el día que te topes con ella

un remolino de aire

borre tu piel

y te deje, insana

en la intemperie.


Entre tu país y el país de los corderos

hay una cueva abierta que no tiene forma

una montaña que recobra la memoria cada vez que entras.





LA BIOLOGÍA ES UNA ILUSIÓN



Me dijeron

junta los pedazos

ordena

no muevas de su sitio los cerrojos ni las lámparas

me dijeron

pinta de amarillo el sol y de verde el pasto

no te equivoques

que todo tiene su color, su dimensión

nada es como crees

no se parece a nadie la ballena

cuando emerge del agua

no se parece a nadie el cormorán negro

cuando lo bebe la noche y desaparece


también es una ilusión

la biología


el mendigo

ése sí se te parece

ese se mira en todos tus espejos

y del reflejos sales tú

sin carne

estirando la mano.



                                                                                (de Música griega)





La primavera y las palabras


                                                       a Gabriela Franco



¿Cuál es el defecto de la primavera?

La primavera es perfecta.


El aura del día es su memoria

ese portón de jazmines paraguajos

un pasillo de magnolias

la blusa verde de hombros desnudos

y el perfume que te regalaron

tu primera esencia

             sentías que crecías

             cuando te perfumabas.


¿Cuál es el don de las palabras?

Las palabras son perfectas


siembran lo que cosechan

dan y reciben en un equilibrio matemático

están siempre en ambos lados de la balanza

y se cuidan y te cuidan

para que descanses cuando llega la noche

y que no sufras cuando nada importa.


Las palabras

tienen un don humano: la acción.


Cuando la acción destruye

ellas se defienden

              con ese mismo don que tiene Dios

                          de no sentir ninguna culpa.





Escalofríos



Suben por las piernas

los muslos se funden

con los brazos

toda la piel se entrega

la espalda se despereza

tiembla

como cuando amamos por primera vez.


Sucede sólo de vez en cuando

y es que tanta soledad

nos dejó sin manos

por eso cuando algo te roza

transpirás con sudor ajeno..


Podrías pasar la vida

así

recibiendo escalofríos

de palabras que son sólo instantes.


Como si una pluma perdida

te dijera al oído:


ceniza feliz

te vuelves

cuando cedes el mando.





Chi Kung



Y cuando lográs

vencer el movimiento

y tus brazos van hacia la primavera

y tus pies hacia el invierno


cuando todo se vuelve circular

y del cielo tomás lo que el cielo tiene

y del agua lo que el agua

y de todos los que te miran

te llevás sus impresiones

sus señales


es como un arte

dar la vuelta al mundo

con las alas de un colibrí

y las piernas de un caballo.


La distancia entre las manos del amo

y las manos del esclavo

             es lo que venís a aprender.


Si lográs cerrarte

y después abrirte

con el impulso del que nace

y la entrega del que muere


               toda la tierra será una cicatriz.





El tao de las palabras



I



Las palabras

en su último día

serán juzgadas

por lo que dieron

de amor, de desvelo, de rencor o indiferencia.


Ganaría la palabra más dicha

por los que agonizan

en su lecho de muerte


la elegida

para renunciar al lenguaje.





II



Tiene que haber un pastor de las palabras

que viva dentro de ellas


prueba de ello es la música

cada acorde

es un niño caminando sobre el mar



nunca hay muerte

cuando alguien toca un instrumento

los finales terrestres coinciden

con los remates de una canción

por eso siempre que termina una melodía

concluye una escena

en la realidad.





III



El lenguaje nos encarcela

en una misma moneda

somos la cara y la cruz


pero el paso de los siglos

no fue en vano

las lenguas crecen

y hay que podarlas

cómo

cuándo

dónde.


El jardinero que sabe

elige

el silencio que dejaron las flores

           aquellas que murieron sin poder nacer.



IV



El tao de las palabras

es solitario y gregario a la vez

como los elementos

que tienen cuerpo propio

pero sólo se oyen cuando rozan

          la lluvia y la tierra

          el mar y las rocas

          el viento y los árboles

          el fuego y la madera


siendo y no siendo

el tao

se mantiene mudo

como un orgasmo

dentro del agua


                         como un hombre que sin saber nadar

                         aletea

                         aletea.


             

                                                                             (de El tao de las palabras)




María Casiraghi (Buenos Aires, 1977).


Fuente: "Cóndor", María Casiraghi, Alción Editora, 2018.

              "Albanegra", María Casiraghi, Aldción Editora, 2015.

              "Música griega", María Casiraghi, Ediciones En Danza, 2019.

              "El tao de las palabras", María Casiraghi, Ediciones En Danza, 2021.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dejá tu comentario: